Consiste en crear interés y compras potenciales de una marca o producto mediante mensajes que se extienden como un virus, esto es, de forma rápida y de persona a persona. La idea es que sean los propios usuarios los que elijan compartir el contenido.

En general, las campañas de marketing viral las suelen lanzar las propias empresas, aunque también hay casos en los que usuarios anónimos graban un vídeo (sin intención publicitaria) que llega a ser viral por su original contenido o todas las emociones que provoca. Las redes sociales son el hábitat natural por excelencia de este tipo de marketing.

El 87% de los “marketeros” está apostando ya por el contenido en formato vídeo. Además, 72 horas de vídeos se suben a YouTube cada minuto. Con tantas marcas, y usuarios individuales, subiendo vídeos a YouTube, ¿cuál es la clave para destacar entre la multitud? Lo cierto es que no hay ninguna fórmula que asegure 100% el éxito de un vídeo un YouTube.

Estos son los mejores consejos para crear un vídeo viral.

Producción de alta calidad. Si la calidad cuenta y mucho.

Creatividad. Evita hacer los típicos vídeos aburridos de los productos y apueste por ángulos interesantes y completamente inesperados que guarden relación de alguna manera con su marca.

Ser completamente inolvidable. Arriésgate a ser diferente

Promocionalo.

Muy fácil se crea un vídeo u otro contenido que resulte atractivo al target, lo colgamos en Internet y planeamos las primeras acciones para darle difusión. A partir de ahí, solo queda esperar a que la mecha prenda y los usuarios empiecen a compartirlo como locos.

La razón de ser de usar virales, su facilidad para difundirse y extenderse, es también un arma de doble filo. Y es que no debemos olvidar que en este tipo de campañas buena parte del control pasa a los usuarios, con lo que podemos arriesgarnos a que el mensaje sea malinterpretado o parodiado. Por otro lado, una campaña viral exitosa puede hacer maravillas por los resultados de nuestra marca.